jueves, 29 de septiembre de 2016

ENTONCES....


Y para entonces nuestros hilos,
hilos tenues que se afirman,
se harán guía conductora de los versos,
de los tuyos,
de los míos,
de los nuestros,
rimados a la par en el aliento
y secretos descubiertos
que la vida les infunde
en sus sonidos.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

ESPACIOS ABANDONADOS

Miro alrededor, y busco entre los espacios que pensé ocupar, y que despacio voy abandonando, otros espacios que por tiempos creí conocer y ahora conozco, Y no siento míos.
Miro a los que se arrogan la verdad, los que hablan de caminos correctos para disimular la incerteza de sus propios pasos, que usan sus verbos y pronombres para fundar la confusión en sí y en los que desbordan fantasías de lecturas inseguras.
Escucho voces que afirman amores banales, o que los sueñan, y que en sus palabras buscan halagar sin pausa para ser halagados. Palabras de aquéllos que fingen tristezas sin querer reconocer sus ansias, sin entrar en sí mismos hasta saber cual es su auténtico dolor y confesar sus penas ciertas.
Percibo la humildad de los que se sienten poetas y narran sin buscar ser más, porque saben que muchas veces lo que parece sumar resta, pero a un tiempo siento el aullido de los lobos disfrazados de corderos, que buscan su alimento devorando a los que a través de sus palabras liberan la sinceridad sin adornos de bordados de oro y plata
Escucho hipocresía, medias verdades que tienen el tufo de la cobardía, refugiándose tras de las cortinas de habitaciones frías, aún cuando el narrador nos quiera convencer de la luz intensa que entra por sus ventanas.
Y creo, desde este espacio que voy abandonando, que los juegos malabares no son mi vocación, y que desato desde este día el lazo que me ha unido a muchas redes.
Quién me sienta que me lea, sin razones ni alabanzas. Me deslizo en el camino de la palabras silenciosas.















sábado, 24 de septiembre de 2016

HACIA LA MAR (II)


Desde la escritura de tus remos
hasta la esencia salina de tus brújulas
residen empotrados en las radas
los correos que redactas con apellidos de medusas
y caligrafía recta de mujer experta en vientos.

Todo eres en tus fondos conscientes
porque eres mar añejo,
acento central de los sargazos,
boga suelta de colores viejos.

Todo es en ti la mar;
desde tus islotes descalzos,
en tu risa de gaviotas,
en la voz de tus buques encallados,
escorados sobre sus cuerdas raídas.

Todo en ti arena y algas;
zozobra que armonizan tus reflejos noctámbulos,
marismas y escollos durmientes,
hasta el despertar súbito
de tus astrolabios de humedad callada,
con tu canción del Noroeste extenso
replegado sobre la plata de tu manto
de eternidad de estelas luminosas.

martes, 20 de septiembre de 2016

INDICE DE ESPACIOS


Quien primero alcance a interpretar
los renglones curvos de las nuevas lluvias
que levante, humilde,
su dedo índice hacia el Cielo
y le indique a los demás
el recorrido de sus nubes plañideras,
pues aún hemos de buscar en la tormenta
el alivio entre los truenos,
pues aún en la superficie de las olas
no se advierten las lágrimas profundas
que se aferran a nuestros arrecifes rotos
como fruto cautivo de todos los naufragios.

Como barcos pequeños,
anclados aún en su espera en la ribera,
hemos de volver al viejo mar,
señor herido por la zozobra de sus duelos,
a dibujar estelas de consuelos y cautelas
que seres nuevos guardarán
enredadas para el futuro en sus pestañas.

En nuestro pecho habremos que acoger
ese viento salado que escala viejos sueños
con el afán de zurcir,
bajo la penumbra que termina,
las redes abandonadas en nuestros puertos
de estos años de fuego y pedernal.

Cantará el aire el rumor de antepasados.

Será la señal para izarnos sobre el vértigo
de navegar hasta acoger entre las manos
las manos hermanas de las mareas blancas,
para olvidar la esquirla de la muerte fría,
para orar callados en la visión de las orillas,
abandonado en Poniente entre sus llamas
el faro derrumbado y agotado
del rencor.

Hablarán los astros,
hablará la historia,
con su lenguaje antiguo y sabio
antes convertido en silencio oscurecido
por las armas cargadas de venganza,
hablará la Aurora en azul y rojo
de relatos que el tiempo hará brotar,
naciendo desde el llanto,
para bordar en las sonrisas de los niños
el presente y el futuro
de los renglones adheridos a las nubes
y sus signos.





domingo, 4 de septiembre de 2016

ORACIÓN DEL INFINITO


Es este silencio un canon lento
no de desidias ni de orgullos,
es silencio de simiente que se esparce,
es oración del caudal del río
libre y sujeto a las lluvias y mareas.

No es desdicha,
aunque el corazón haya dolido,
es lección para mis ídolos caídos
y para mis máscaras,
que hacia mis suelos ruedan.

No busco compasión,
no quiero que me entregues universos;
solo pido el perdón de tu infinito,
de los días y las noches de tu mar
que abandoné por los trigales,
de aquella luz de Sol poniente
que tus manos me entregaron
y rechacé
con el pecado de olvidarte.

No quiero que me entregues tu inocencia,
no suplico ni tu cuerpo ni tu alma,
solo recito,
lentamente,
con la voz quebrada y la memoria abierta
el profundo recuerdo de lo escrito
a través de la vida y de sus tiempos
con el canto de los bosques y los grillos
que aún reclaman frente al cielo
tu presencia.