jueves, 29 de junio de 2017

EN LA LIBERTAD DE SER


A la par de tu vida me remuevo,
marea que no cesas de crecer con las palabras,
me disuelvo voluntario entre tus aguas
con los sueños compartidos que reflejas,
en esta senda que te muestro,
que me enseñas.

A mi lado te percibo
en el roce de tu aliento y de tu acento vivos,
en tu piel madura
que me toca cual brisa suave en madrugada,
imaginada
por lo escrito entre los cielos
que nos lleva hacia el encuentro.

Por ser quién eres,
marea sin descenso,
me inundo de ti,
queriendo que me busques
envuelto entre papeles que te leo,
recitando para ti todas las luces
que he creado en vendavales,
y te hallo corrigendo para mi tus frases libres
que me enredan de ternura,
en la humilde sensación de completarnos
a través del sentimiento concebido
en la flor de nuestras rimas.

Y te escribo sabiendo que me encuentro
en la fe saberte confidente
de los días venideros y presentes,
en este Occidente plácido atrapado
entre los dedos de tu Oriente.

He dejado mis huellas de Narciso;
ahora que todo se vuelve nuevo
conservo la presencia
de quién quiero que se quede,
abandono lo antiguo,
guardando los recuerdos
en mi cajón de lo sembrado y lo vivido.

Y aún más siembro
regado con tu amistad,
con tu paciencia,
en la comprensión y el ser en la prudencia
amigo por encima de cualquier duda,
hermano que poseerás para la vida,
oídos que escucharán tus alegrías,
antiguo viento fuerte que amainando
sobre la costa de tus cuestas viejas
tañerá la sonrisa a mis rincones.

Ahora regreso a mi capital serena
a caminar en la arena de mis playas,
solamente solo con la soledad amada
que siempre necesito en cada imagen
para componer en sonidos y deseos
la caridad de entregar
lo pequeño que soy
envuelto en versos.

1 comentario:

  1. Hermosas caricias al alma, "humilde sensación de completarnos a través del sentimiento concebido en la flor de nuestras rimas. Besos amigo.

    ResponderEliminar