jueves, 29 de junio de 2017

HABLAN DE NOSOTROS


Sentados sobre el granito herido
hemos hoy vuelto a palpar
en los sargazos sarmentosos el afecto,
a escuchar en su voz viva
el nido inmortal de su entereza.

Han vuelto a hablar las algas.

Hoy han vuelto
para dialogar con los cormoranes,
espectadores en las estacas
de los fondos velados,
para brincar con conchas y caracolas
que aparentan muertas
pero aún respiran la sensatez
del calcio y de la sal.

Han regresado a nuestras manos
sus sílabas lentas
a pronunciar nuestro apellido,
el que en esta existencia premiosa
habíamos negado y olvidado.

Han retornado para hablar de ti y de mi,
de los días dolientes
en los que perdimos nuestro albedrío,
de nuestro oleaje de ida y vuelta,
de la resonancia conjunta
hospedada bajo un mojón
marcado por medio siglo de inquietudes.

Ha vuelto la mar
a nuestros dedos engastados de desidia
para hacernos convivir
con lo que se supone inerte,
para tallar un costal
con la quilla vieja de nuestra nao.




1 comentario:

  1. Con esa quilla vieja de nuestra nave, deberíamos estar todos preparados para volver a convivir, esa ruptura con nuestro ser, con nuestro entorno, volver a ser eternidad.

    ResponderEliminar